iglesiadecristo.com

COMO INDIVIDUOS

por Elmer N. Dunlap Rouse

 

"Si algún creyente o alguna creyente tiene viudas, que las mantenga, y no sea agravada la iglesia a fin de que haya lo suficiente para las que en verdad son viudas" (1 Tim. 5:16).

 

¿Puede la iglesia ayudar a los necesitados que no sean de la iglesia? Algunos contestan que no y dicen que esto no es una actividad legítima de la iglesia sino del cristiano como individuo. Dicen: "la iglesia no debe hacer lo que no le pertenece", o sea, no le toca a la iglesia ayudar a los que sufren en este mundo sino cada cristiano por su lado. ¿En qué se basan para afirmar una expresión tan negativa y lejos del amor de Dios? ¿Habrá alguna instrucción bíblica que limita la iglesia en demostrar su amor?

 

Estas personas presentan dos textos principales para justificar su prohibición: 1 Timoteo 5:16 y 1 Corintios 11:18. Presentamos dos artículos para el estudiante bíblico: "Como Individuos" que analiza a 1 Timoteo 5:16 y "Como Iglesia" que analiza a 1 Corintios 11:18 (http://iglesiadecristo.com/estudios/comoiglesia.htm).

 

De los dos, 1 Timoteo 5:16 es su preferido aunque el texto no afirma lo que ellos dicen. Considerando el vocabulario del capítulo, sabemos que este texto trata de los fondos de la iglesia porque emplea palabras como honrar, recompensar, proveer, lista, admitir, mantener, suficiente y salario. Pablo aquí condiciona el uso de los fondos de la benevolencia de la iglesia para evitar su derroche y asegurar su distribución correcta. Toda organización necesita algún control sobre su desembolso para asegurar que éstos sirven a los propósitos de la institución en vez de beneficiar a los encargados y las persona que les puedan hacer favores. El texto explica que la viuda con recursos no tiene derecho a solicitar los fondos de la iglesia porque privaría a otras viudas de verdad que no tienen recursos.

 

La controversia no se debe a la necesidad del control fiscal en la iglesia, ni tampoco al cómo cuidar a las viudas, sino el uso de este versículo para formular una supuesta distinción entre el deber de individuos y el deber de la iglesia, lo que llamamos el falso criterio de "individuo-iglesia". Usando este criterio, argumentan que "como iglesia" no podemos ayudar a todos, pero "como individuos" sí podemos. Dicen, la iglesia no, nosotros si. Tratan este texto de manera superficial cuando merece un estudio más profundo. Interpretar el texto es más que llamar "algún creyente" la acción del individuo y "no sea gravada la iglesia" es acción de la iglesia. No es verdad. Parece verdad, pero no lo es. La Escritura no siempre dice lo que queremos que diga ni lo que necesitamos que diga. Más sospechoso todavía cuando este es su único texto. Invito a los hermanos a estudiar el texto más al fondo y tomar en cuenta su contexto y otros factores que están presentes.

 

En primer lugar, el criterio "individuo-iglesia" no es lógico. La iglesia es todos los hermanos que viven en un área. Lo que hacen todos los hermanos lo hace la iglesia porque la iglesia es todos los hermanos. Solamente nos referimos a obras motivados por consideraciones espirituales. Lo que es deber de todos los cristianos (los deberes mutuos y comunes) es deber de la iglesia y los hermanos pueden hacerlo juntos por medio de su colecta. Es como Pablo explicó a los corintios, "Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo" (1 Cor. 12:12). La mano es parte del cuerpo y lo que hace la mano lo hace el cuerpo. Como individuo (la mano separado), la mano no hace nada. Distinguir entre los deberes del cuerpo y los deberes de la mano no es lógico.

 

En segundo lugar, 1 Timoteo 5:16, no habla del deber del individuo sino del deber de la familia de la viuda. Pablo no compara lo que hace la iglesia "como iglesia" y lo que la iglesia hace "como individuos", sino lo que hace la iglesia y lo que hace la familia. Uno no tiene viudas por ser un individuo, sino por ser familia, o sea, por ser familia de la viuda. El deber de sostener a una viuda no le toca a los individuos de la iglesia (reunidos o no reunidos), sino le pertenece a la familia. Pablo habla de dos organizaciones divinas y distintas: la familia y la iglesia. De esto se trata el texto, no de los miembros como individuos y los miembros como iglesia. Nada tiene que ver con lo que se puede pagar con el dinero de la ofrenda y lo que se puede pagar con el dinero del bolsillo, sino del deber de la familia de mantener a su viuda con su dinero y no con el dinero de la iglesia.

 

En tercer lugar, si fuera cuestión de individuo, todos los miembros de la iglesia podrían hacer una colecta fuera de la reunión y dársela a la viuda con hijos, pero esto es lo que Pablo prohíbe, cargar, responsabilizar y agravar a las personas que no son familia de la viuda para que a estos familiares irresponsables les sobra el dinero. En este caso, los hermanos son ingenuos o hasta cómplices por pervertir a la familia de la viuda, porque les enseñen a abandonar su propia familia haciéndolos peores que los incrédulos: "porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo" (1 Tim. 5:8). Claro si los hijos no quieren cumplir con su deber, entonces la iglesia puede y tiene que ayudar a la viuda - no la puede dejar morir o esperar que ella vaya a mendigar. Pero en tal caso, la iglesia no provoca el descuido sino ayuda a una viuda abandonada y defraudada por su familia.

 

La palabra "tiene" es la clave para entender a 1 Timoteo 5:16. Este texto no hace distinción entre lo que hace la iglesia y lo que no hace la iglesia, sino entre el creyente que tiene viudas y el que no tiene viudas. Tener viudas es tener familia. Si no le son familia, no tiene viudas. Si uno tiene viudas, la iglesia no ayuda. Si no tiene viudas, no tiene que mantenerlas. Tener indica que no se trata de individuos sino de familia. La palabra "tiene" significa que este versículo nada tiene que ver con el falso criterio de individuo-iglesia porque el versículo no trata de eso, sino del criterio familia-iglesia. Los individuos por ser individuos no tienen viudas sino sólo los familiares tienen viudas. La iglesia no mantiene a la viuda que tiene hijos creyentes porque esta no es una viuda de verdad porque tiene recursos. No es cuestión de si es individuo o si es iglesia sino de la prioridad de la familia en mantener a su familiar, y la iglesia solo ayuda si la familia no puede. El deber no le toca por se individuos sino por ser familia. Para nuestros hermanos que enseñan el falso criterio individuo-iglesia, aquí es donde su doctrina queda corta y fracasa. "Tener" es el criterio. Tiene o no tiene. El falso criterio individuo-iglesia no está aquí ni en ningún otro texto de la Biblia.

 

Otra palabra clave para entender 1 Timoteo 5:16 no está presente en las palabras del texto pero está presente porque el autor, Pablo, lo había introducido unos versículos anteriores. Es el factor principal del 1 Timoteo 5:16 y es la palabra "primero". "Pero si alguna viuda tiene hijos, o nietos, aprendan éstos primero a ser piadosos para con su propia familia (1 Tim. 5:4). ¿Qué quiere decir Pablo con la palabra primero? ¿Primero a qué? Primero que la iglesia. Los individuos no son primero que la iglesia sino la familia de la viuda son es primera. Primero tiene que actuar la familia y, si esta no puede, o no quiere, o no existe, entonces la iglesia puede mantener a la viuda. Nada tiene que ver con un supuesto regla de interpretación bíblica del falso criterio individuo-iglesia. Esta es una ley de hombre para proteger a la iglesia de cumplir con su responsabilidad de hacer todo el bien que pueda. Pablo mandó la iglesia a esperar que la familia actúe primero y luego, si la familia no puede, que actúe la iglesia. Esto es casi lo mismo que dice Gálatas 6:10 que también establece orden. La iglesia hace bien a todos y mayormente (o primeramente) a los de la familia de la fe.

 

La obligación pertenece a la iglesia si la familia no cumple. Al igual que la familia, la iglesia puede proveer para la necesidad de la viuda - si es comida, comida; si es atención médica, atención médica, si es pagar la renta, pagar la renta, y si es hogar, hogar. La familia tiene la prioridad en esta necesidad. No existe aquí el falso criterio individuo-iglesia y ni aparece en ninguna parte de la Biblia.

 

Si la iglesia cuenta con una hermana que necesita y es viuda de verdad, ella no agrava la iglesia. Ayudarla no es ninguna carga sino le es un honor para su familia espiritual cuidarla y atenderla. Dios bendice a tal iglesia y a cada miembro en particular. La salvación es individual pero Dios puede bendecir o castigar a una iglesia completa. "Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra" (2 Cor. 9:8). La iglesia puede hacer cualquier obra después que sea buena.

 

Advertimos a los hermanos del peligro de conservar el falso criterio individuo-iglesia. Es especulativo y necio sacar un criterio de interpretación bíblica usando un sólo texto y más todavía cuando trata de una situación especial que nada tiene que ver con el deber del individuo. Este texto trata de una relación especial que le de prioridad, y no se puede usar este texto para formular el falso criterio individuo-iglesia. No hay ninguna autorización aquí para inventar una regla general de interpretación bíblica y obligarla a los hermanos, provocando odio, rencor, separaciones que duran por varios generaciones y tal vez por toda la eternidad.

 

Al mismo tiempo, hago un llamado por no agravar la iglesia. Pablo está diciendo algo muy importante aquí y podemos perderlo de vista por tener que corregir el error del falso criterio individuo-iglesia. Debemos tener mucho cuidado para no echar cargas innecesarias a la iglesia. Es un pecado muy serio sangrar la iglesia porque ella tiene una obra importante que hacer. Su obra principal es predicar el evangelio a toda criatura. Que no seamos cristianos sanguijuelas. Edificios grandiosos en pequeños poblados, sueldos lujosos, y obras mal concebidas nos deben preocupar a todos. La misión de la iglesia no es tanto aliviar el sufrimiento de unas pocas personas, sino llevar el evangelio a toda criatura. ¡Ay de nosotros si no predicamos el evangelio! Llamamos a los miembros a contribuir todo lo que pueden para esta gran comisión de hacer discípulos a toda criatura y llamamos a los que manejan los fondos disponibles a enviar más obreros al campo para predicar. Llamamos a todos a renunciar los deleites del pecado, la vida presente, el egoísmo, la comodidad, el consumismo y más bien sacrificar estas cosas, hasta donde sea posible, por la salvación de las almas, por hacer todo el bien que podamos y por la vida eterna que es vida de verdad.

 

Aprovecho este artículo para amarar dos detalles adicionales. Primero, algunos hablan de la ofrenda como "el dinero de Dios". No es verdad sino que todo pertenece a Dios, lo que ofrendemos y lo que retenemos. El enfoque bíblico es que nosotros sólo somos administradores de las bendiciones de Dios, nada más. La expresión de Pedro, "Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? (Hech. 5:4) no enseña dinero de Dios sino que Ananías era administrador de Dios por tener lo de Dios en su poder.

 

Segundo, ¿qué es la iglesia? Para aquellos que quieren entender 1 Timoteo 5:16 solamente como la iglesia reunida, cito al léxico Bauer donde explica la palabra "iglesia" (ekklesia). Allí aparece su nota especial sobre 1 Timoteo 5:16 como una referencia a "la iglesia o congregación como la totalidad de los cristianos que viven en un lugar", o "la iglesia universal a la cual pertenecen todos los creyentes". Por consiguiente, Bauer le negó a "iglesia" en 1 Timoteo 5:16 el sentido "una reunión de la iglesia". Por lo tanto, para Bauer la palabra "iglesia" en este versículo no se trata de una asamblea sino del sentido más amplio de la palabra.

 

1 Timoteo 5:16 es el texto "preferido" para distinguir entre "deber del individuo" y el "deber de la iglesia", más, sin embargo, no coopera en nada con este criterio falso. Dividir los mandamientos bíblicos en unos para individuos y otros para la iglesia carece en absoluto de apoya bíblico. La iglesia puede hacer toda buena obra (2 Cor. 9:8). Las únicas limitaciones son "según tengamos oportunidad" y "mayormente a los de la familia de la fe" (Gál. 6:10).