JESUS DESCONSOLADO

Juan 11:33 Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, bambién llorando, se entremeció en espíritu y se conmovió, y dijo ¿Dónde le pusisteis? Ledijeron,: Señor, ven y ve. Jesús lloro. Dijeron entonces los judios; Mirad cómo le amaba.

41 Y Jesús, alzando los ojos a los alto, dijo: Padres, gracias te doy por haberme oido.

PABLO DESCONSOLADO

2 Cor. 2:12 Cuando llegué a Troas para predicar el evangelio de Cristo, aunque se me abrió puerta en el Señor, no tuve reposo en mi espiritu por no haber llando a mi hermano Tito, así, despidiéndome de ellos, parti para Macedonia.

Los amigos consuelan

7:6-7 Pero Dios, que consuela a los humildes, noos consoló con la venida de Tito, y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que el habia sido sonsolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mi, de manera que regocije aun más.

Dios usa a personas para consolar

2 Tim. 4:9 Procura venir pronto a verme.

Gál 6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

DIOS CONSUELA

16 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mi fuese cumplida la predicacion, y que todos los gentiles oyesen. Así fuí librado de la boca del león.

1:3-4. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

 

Isa. 41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayas, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentarea con la diestra de ji justicia.He aquí que todos losque se cnojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo. Buscarása los que tienen contienda contigo, y no lo hallarás; serán nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra. Porque yo Jehová soy tu Dios, quiene te sostiene de tu mano derecha y te dice: No temas, yo te ayudo. Not temas, gusano de Jacob, o vosotros los pocos de Israel, yo soy tu socorro, dice Jehová; el Santo de Israel es tu Redentor.