iglesiadecristo.com

LOS HUÉRFANOS FERROVIARIOS

por Elmer N. Dunlap Rouse

 

¿Qué va a hacer usted? El año es 1920 y en la estación del tren hay una fila de huérfanos. ¿Va a adoptar alguno? Son de Nueva York. Unos se encontraron viviendo en la calle; otros fueron abandonados por sus padres, otros fueron quitados de hogares abusivos, otros eran dilicuentes de algunas de las gangas; otros fueron entregados por sus padres que no los podían mantener. Sea como sea su historia, ahora no tienen hogar. Fueron instruidos a ponerse buena cara para facilitar su selección. Los que se quedaron, después de terminar la selección, se montaron de nuevo en el tren para seguir a otro pueblo buscando hogares. De los huérfanos seleccionados, algunos fueron adoptados, otros hijos de crianza, otros tuvieron que firmar garantías, otros recibieron empleo en la agricultura, otros fueron abusados en su nuevo hogar de los cuales algunos, se fugaron en busca de todavía otro hogar. De 1854 hasta 1929, estiman entre 150,000 a 200,000 niños destituidas fueron reubicados de Nueva York por medio de los ferrocariles. Casi todos procedían de dos instituciones que todavía existen: The Children's Aid Society y The New York Foundling Hospital. (ambas instituciones seculares). Para más información acerca de los huérfanos ferroviarios: Orphan Train - Huérfanos Ferroviarios), "Los Trenes de los Huérfanos". Para fotos vea "El Tren de la Vida"; fotos en Google. En México hubo los "Niños de Moralía" o "niños de guerra" que fueron traídos de España en 1937 y ubicados en el suelo mexicano mediante los trenes. En el Internet aparecen los huérfanos de los trenes argentinos que visitaron hasta 2000 pueblos y otros trenes de huérfanos en Costa Rica. El tren de huérfanos es parte de la historia de los norteamericanos e hizo efecto en la iglesia del Señor que fue movido a misericordia. Hizo lo que pudo. Nadie se oponía.

Cristo anduvo haciendo bienes (Hech. 10:38). ¿Puede la iglesia andar? ¿Puede hacer bienes a las personas que encuentre cuando anda? ¿Tiene la iglesia autorización para seguir a Cristo? Estas preguntas parecen absurdas pero algunas iglesias han perdido esta virtud y bendición por permitir la enseñaza de falsas doctrinas y ahora creen que sería un pecado hacer el bien. Prohíben a la iglesia seguir a Jesús. ¿Cuál es la responsabilidad de la iglesia con la sociedad en que vive? La iglesia responsable hace todo el bien que pueda. Cualquiera iglesia que huye su deber es irresponsable.

Para algunos, ayudar a los huérfanos es predicar "otro evangelio", el evangelio social. Al usar la expresión "otro evangelio", amaran la ayuda a los huérfanos con el anatema de Pablo en Gálatas 1:8. ¿Maldice Dios a la iglesia que ayude a los huérfanos? No encontramos las palabras suficiente fuertes para repudiar este insinuación vil y deshonesta. Dicen que el evangelio de Jesús es sólo espiritual y que la iglesia es sólo espiritual. Pero cuando uno lee todo y llegue al final de los escritos, descubre que todo fue un disfraz para decir que la iglesia no puede ayudar a nadie que no sea miembro de la iglesia. En otras palabras, la iglesia no puede practicar el evangelio social, pero el individuo sí. En el Nuevo Testamento no encontramos dos evangelios, uno para la iglesia y otro para el individuo. Entonces echamos a lado el juego de otro evangelio y volvemos a la pregunta que no tiene nada de disfraz: ¿cuál es la responsabilidad de la iglesia con la sociedad en que vive?

Una iglesia responsable es aquella que tiene la capacidad y la oportunidad de responder.

"Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe" (Gál. 6:10).

La iglesia responsable es aquella que está consciente de su existencia, la existencia de otras iglesias y la existencia de la sociedad. La iglesia (y cada miembro en particular) es prójimo de todos aquellos que necesiten. La humanidad sufre de muchos males, el primero de todos los males es estar perdido, separado de Dios. La iglesia responsable predica el evangelio. Además la humanidad padece de la miseria, guerra, violencia, extrema pobreza, enfermedades y diversos padecimientos. Como el amor de Dios es grande, la responsabilidad de la iglesia también lo es. Ni un pajarillo cae a tierra sin Dios (Mat. 10:29). Como Dios ama a todos, su iglesia también ama a todos pero según su capacidad de responder, la oportunidad presente y la prioridad de salvar las almas.

La iglesia que huye su responsabilidad de hacer el bien, cae en mala compañía. Se ubica entre aquellos que maldicen al público y afirman que no les importa lo que sucede más allá de su verja. Todavía me acuerdo de una joven que fue asesinada en Nueva York como por el año 1968, cerca de unos apartamentos y edificios. El asesino iba y volvía varias veces hasta que al final la mató. Todos escucharon sus gritos y súplicas de auxilio por varios horas y nadie la ayudó. Ni siquiera llamaron por teléfono a la policía. Nadie escuchó nada. ¿Puede la iglesia del Señor unirse al aquellos que maldicen a los pobres, las víctimas y a los desafortunados de esta vida?

La iglesia que huye su responsabilidad de hacer el bien, cae en la compañía de criminales que defraudan a sus semejantes, como aquellos que dicen que no tienen dinero cuando alguien les pida una ayuda. La iglesia que se niega hacer el bien es un fraude a la humanidad como un hospital sin médicos y sin enfermeras, o un banco sin dinero, o un jardín sin flores. Es inútil aunque predica el evangelio porque lo predica vestido de ropa interior.

La iglesia que huye su responsabilidad de hacer el bien, cae en la compañía del Hijo Pródigo que desperdició el capital que le correspondía administrar (Lucas 15:13). Es semejante al hijo que se niega ayudar a sus padres por decir que aquellos fondos fueron entregados en ofrenda a Dios (Mat. 15:4), así las iglesias que gastan todos sus recursos en la evangelización, la construcción de lugares de reunión y la paga de ministros. Son iglesias derrochadoras. Cristo andaba haciendo bienes. ¿Cómo camina la iglesia suya?

La iglesia que huye su responsabilidad de hacer el bien, cae en la compañía de los religiosos que se encierran en monasterios para vivir una vida santa y apartada del mundo. Son independientes de su deber y autónomas de la necesidad que las rodea, prefiriendo mejor a servir a los suyos. Tapan el cielo con la mano y se encierran en cuatro paredes para recrearse con los suyos. Cristo andaba haciendo bienes.

Cristo no era solamente espiritual sino comía comida física, multiplicaba los panes y los peces en beneficio de las multitudes por las cuales tenía compasión (Mar. 14:14). No sanaba solamente las enfermedades espirituales, sino también las físicas. Si la iglesia solamente cuida de las necesidades espirituales, no puede cooperar ni con los suyos. Cristo cuando andaba en la tierra no limitaba el bien que hacía a cuestiones inmateriales. Por esto no se puede limitar la responsabilidad universal de la iglesia solamente a trabajos espirituales. La parte espiritual es la más importante pero la iglesia se compadece de todo aquél que sufre en esta vida.

La iglesia es el pueblo de Dios como lo fue Israel en el Viejo Pacto. La ley era espiritual y obligaba el compartimiento de la materia, tanto en nivel individual como colectivo, ya que los diezmos de la ley eran, no sólo en beneficio del levita, sino también de cualquier necesitado, hasta los extranjeros (Deut. 14:29).

Fueron instruidos a ponerse buena cara para facilitar su selección.

"Aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda" (Isaías 1:17).

"Maldito el que pervirtiere el derecho del extranjero, del huérfano y de la viuda. Y dirá todo el pueblo: Amén." (Deut. 27:19).

"Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto. A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. Porque si tú llegas a afligirles, y ellos clamaren a mí, ciertamente oiré yo su clamor; y mi furor se encenderá, y os mataré a espada, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos" (Exo. 22:21-24).

"Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo, se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron. ¿No castigaré esto? dice Jehová; ¿y de tal gente no se vengará mi alma? (Jeremías 5:28-29).

"Cantad a Dios, cantad salmos a su nombre; Exaltad al que cabalga sobre los cielos. JAH es su nombre; alegraos delante de él. Padre de huérfanos y defensor de viudas. Es Dios en su santa morada. Dios hace habitar en familia a los desamparados; Saca a los cautivos a prosperidad" (Sal. 68:4-6).

"Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos! (Isaías 10:2-3).

No podemos permitir que la iglesia sea sujeta a leyes injustas. No podemos quedarnos con los brazos cruzados cuando prescriben tiranía en nombre de Cristo, nuestro gran Salvador, amante, tierno, compasivo, y buen pastor. El miedo de si hacemos algo por los huérfanos, no podemos también predicar el evangelio, es infundada. Al comparar el deber judío de diezmar con el deber de hacer justicia y misericordia, Cristo afirmó ambos. "Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello! (Mat. 23:23-24). Si robamos a los huérfanos para salvar a la iglesia de un posible gira hacia Roma, vamos a estar en el infierno tragando camellos. Vamos a ser más responsables con las cosas de Dios.

 

Hogares de Huérfanos afiliados con las iglesias de Cristo.

Por estado en EEUU son (o puede hacer un "click" arriba):

Alabama, AGAPE of Central Alabama, Inc., AGAPE of North Alabama, Inc., Childhaven Inc.

Arkansas, Agape Child and Family Services, Inc., Children's Home, Inc., Searcy Children's Home, Southern Christian Home

California, AGAPE Villages, Inc., d.b.a. Sierra Children's Home

Colorado, Colorado Christian Services, Mountain States Children's Home

Florida, Mt. Dora Children's Home, Christian Homes for Children, Inc.

Georgia, Georgia AGAPE, Inc., Greater Chattanooga Christian Services, North Georgia Christian Family Services, Inc., Raintree Village, Inc., The Children's Home

Illinois, Christian Family Services, Inc

Indiana, Childplace, Shults Lewis Child and Family Services

Kansas, Christian Family Services of the Midwest, Inc., Maude Carpenter Children's Center

Kentucky, Childplace, New Pathways for Children, Potter Children's Home

Mississippi, Pine Vale Children's Home, Sunnybrook Children's Home

Missouri, Christian Family Services of the Midwest, Inc., Christian Family Services, Inc, Fair Haven Children's Home

Nebraska, Nebraska Christian Services

New Hampshire, Country Acres of New England

New Mexico, Albuquerque Christian Children's Home, Manuelito Navajo Children's Home, Inc., New Mexico Christian Children's Home

New York, Timothy Hill Children's Ranch, Inc.

North Carolina, Agape of North Carolina

Ohio, Mid-Western Children's Home

Oklahoma, Christian Services of Oklahoma, Hope Harbor Children's Home, The Tipton Home, Westview Boy's Home

Tennessee, AGAPE, Inc., AGAPE Child and Family Services, Inc., AGAPE Child and Family Services, Inc. (Satellite), Greater Chattanooga Christian Services, Inc., Happy Haven Homes, Inc., Madison Children's Home, Tennessee Children's Home - East, Tennessee Children's Home - North Central, Tennessee Children's Home - West

Texas, Boles Children's Home, Central Texas Children's Home, Cherokee Home for Children, Children's Home of Lubbock, Christian Child Help Foundation, Christian Homes of Abilene, Christian Homes * Paris, Texas, Christian Relief Fund, Christian Services of East Texas, Christian Services of the Southwest, Christ's Haven for Children, Foster's Home for Children, High Plains Children's Home, Medina Children's Home, Smithlawn Maternity Home and Adoption Agency, Sunny Glen Children's Home, Texas Boys Ranch

Virginia, Rainbow Christian

Washington, Church of Christ Homes for Children

West Virginia, Childplace